Palabras/ Words

¿Se las lleva el viento?/ You cannot take them back

(scroll down for English, after the picture)

Palabras

Fotos, vídeos, emoticonos, memes… en la cultura occidental lo visual predomina frente a todas las demás formas de expresión. Puede ser que esto esté empezando a cambiar, al menos lentamente: cada vez hay más gente escribiendo boletines, han surgido redes sociales basadas sólo en el audio (parece que uno de los audios más exitosos es el sonido ambiente de un bar), los podcasts siguen en auge, cada vez hay más aplicaciones que te permiten escuchar radio de todo el mundo desde tu casa, etc.

Las palabras que usamos dicen mucho de quiénes somos, cómo vemos el mundo y qué acciones tomamos. La palabra canoa es la primera palabra que se incorporó de las lenguas indígenas de América al español. Procede del término canaoua en Arahuaco, lengua de la cultura Taína del Caribe en el momento de contacto con los colonizadores. De ahí se deriva también el término en inglés, canoe. Dice mucho de la impresión que debieron tener el paisaje y la presencia del agua en la cultura indígena para que esa fuera la primera palabra que los españoles importaron. También dice mucho de la Real Academia Española que todavía sigan refiriéndose a la conquista de América como el descubrimiento. ¿Acaso no había cientos de culturas y lenguas coexistiendo en el continente? Yo no probé la comida china hasta los 27 años, pero eso no quiere decir que no existiera antes o que yo la descubriera.

El lenguaje también posee memoria. En Marzo de 2020 iba a liderar una caminata acerca del agua en Lisboa. En mi investigación previa un amigo portugués me habló de la expresión rés-vés Campo de Ourique, que viene a significar algo así como casi pero no, o le faltó un pelo, como decimos en España. El fascinante origen de la frase es el terremoto que asoló Lisboa en 1755 y el posterior tsunami que inundó prácticamente toda la ciudad, a excepción del barrio de Campo de Ourique. Casi llegó la ola hasta allá, pero no. Y todavía se usa para hablar de situaciones en las que algo no ocurrió por muy poco. En México escuchas aguas cuando alguien quiere avisarte de un peligro. ¿Vendrá de hace años cuándo la gente gritaba ¡agua va! antes de tirar por la ventana el agua sucia de casa?  En España (y no sé si en otros países de habla hispana) se usa “a ojo de buen cubero” para referirse a alguien que estima o intenta estimar algo con bastante acierto. Al parecer en la antigüedad los cuberos desarrollaron una habilidad para fabricar cubas que fueran similares en tamaño, a pesar de no haber una medida estándar.  ¿Y de dónde vendrá la expresión aguaaaa que las integrantes de un grupo de música usan para vitorear a una compañera que está en medio de un solo?

Mi padre, que es muy observador, ha sido la única persona que me ha preguntado por qué estoy usando recientemente el femenino plural en el boletín para referirme a todas las personas. Todo empezó porque asistí a una clase en línea (sobre literatura de ciencia ficción, de la que ya escribí) en la que el profesor usaba el femenino plural para dirigirse al grupo, en el que había gente de ambos sexos. La verdad que lo sentí muy raro, no estaba acostumbrado a eso, incluso me hizo dudar de si me estaba considerando a mí también en sus preguntas. Fue la primera vez que pude sentir, en una mínima fracción y sin consecuencias, lo que las mujeres experimentan cada día. Y no sé cómo se sentirá el sentarte en reuniones en las que sólo hay hombres o el no haber tenido nunca una alcaldesa o presidenta de tu ciudad o de tu país. Por eso empecé a usar el femenino, porque igualdad no es lo mismo que equidad. Igualdad es un gobierno en que hay la mitad de ministras y otra mitad de ministros. Equidadsería tener 50 años de gobiernos en los que todas las personas son mujeres. ¿Cómo cambiaría el mundo en esos 50 años?

Cuando decidí dejar mi trabajo y empezar mi carrera independiente tuve que elegir una forma de describir mi práctica. Sostenibilidad era lo más próximo a lo que yo intuía que hacía. En la universidad, el concepto de sostenibilidad era una nota a pie de página, una definición a memorizar para poder sacar los 0.5 puntos que valía esa pregunta en el examen. Nunca imaginé que 10 años después iba a estar dedicando mi carrera a ese concepto, o menos aún que iba a ser parte fundamental de la discusión pública mundial. Pero el lenguaje tiene sus limitaciones, o a veces es manipulado. La sostenibilidad ha sido usada frecuentemente para referirse a viabilidad puramente financiera, además de ser un concepto centrado en lo humano, que pone a las personas por encima del resto de los seres vivos y ecosistemas. Recientemente he descubierto otra palabra que espero explorar en los siguientes años de mi carrera: regeneración. Porque ya no se trata de garantizar que las generaciones venideras tengan acceso a lo que nosotras estamos disfrutando. Lo que nos toca ahora es ir más allá, reparar el daño causado a nuestro planeta y crear condiciones que favorezcan la vida de todas las especies. Y para eso, hace falta coraje, que procede del francés antiguo corages, relacionado con el corazón y la fuerza interior.

¿Qué palabras o expresiones tienes presente en tu día a día?

Como siempre, gracias por leer, comentar y compartir.

Saludos,

Jose

----------------

Vuestras respuestas (editadas) al boletín anterior, Tiempo de viaje:

Alfonso (Tilburg): Está claro que la mayoría de la gente sólo quiere volver al normal de antes. Seguramente pasaremos a otro normal diferente. A mí la pandemia me ha traído trabajar en casa todos los días y más libertad para organizar mi tiempo. Para empezar, duermo una hora más cada noche. Además, puedo leer el periódico de cabo a rabo. Paseo todos los días una hora y media. Salgo a correr tres veces a la semana. No tengo que coger el tren. El coche está sucísimo y lleno de telarañas. Con el buen tiempo he estado muchísimo en el jardín y me he liado a hacer bricolaje. He ido una vez contada al centro en los últimos 14 meses. Tengo muchísimo contacto online con colegas. La inmensa mayoría saca siempre tiempo para hablar un buen rato de otra cosa que el trabajo. No he trabajado nunca tan duro. Tengo alergia al ordenador. Necesito graduarme otra vez la vista. Echo increíblemente de menos mi sesión de gimnasio dos veces a la semana. Y las risas con los compis de deporte. Sólo poder ir de vacaciones en Holanda me parece sosísimo. Etcétera, etcétera.

Todo lo que suena positivo de esta enumeración es fantástico y quiero seguir continuarlo. Las cosas negativas aun así son llevaderas.

(Español más arriba)

Words

Pictures, videos, emojis, memes… in western culture visual expression dominates over any other ways of communication.  It may be that this is starting to slowly change: more newsletters are popping out, audio-based social media is a thing (apparently one of the most popular clips is the background noise of a bar), podcasts keep going up, there are plenty of new apps that allow you to listen to worldwide old-school radio stations from the comfort of your home, etc.

The words that we use say a lot about who we are, how we see the world and what actions we take. Canoa (Spanish for canoe) is the first word that was imported from the Indigenous languages of the Americas to Spanish. It stems from the Arawak word canaoua. Arawak was the language of the Taíno culture in the Caribbean when the Spanish colonizers arrived. The English term canoe comes from the Spanish word. You can think about how impactful the landscape and the presence of water in the Indigenous culture was for the Spaniards so that they chose that word. It also tells you a lot about the Real Academia Española (the Spanish institute in charge of nurturing and protecting the Spanish language worldwide) that they still refer to the colonizing process of America as the discovery. What about the hundreds of cultures and languages already coexisting in the continent prior to contact? I mean, I tried Chinese food for the first time at 27, but it does not mean that it did not exist before neither that I discovered it.

Language has a memory. In March 2020 I was going to lead a walk about water in Lisbon. In my research, a Portuguese friend told me about the expression rés-vés Campo de Ourique, which means almost or at the verge of happening. Its fascinating origin is the earthquake that destroyed Lisbon in 1755 and the subsequent tsunami that flooded most of the city, except for the neighbourhood of Campo de Ourique. Almost, but not. In Mexico you can hear aguas (Spanish for waters) when someone wants to warn you about something. I wonder if it comes from when people used to scream ¡agua va! (there it goes the water) before dumping the dirty water from home out of the window. What about watershed moment? It seems to come from the fact that watersheds divide the flows of river, create a distinction, a separation.

My father, who pays attention to details, is the only person who asked me why I started using the feminine plural to refer to everybody in the newsletter (in Spanish, the masculine plural is often used to refer to both male and female). Everything started when I attended an online class (about science fiction, I already wrote about it) in which the professor used feminine plural to refer to a group of people identified as female and female. I first felt strange about it, I was not used to it and even made me wonder if he was addressing me in his questions. It was the first time that I could experience, although in a minimum way and with no consequences, what women experience every day. And I do not know how they feel when they attend all male meetings, or about the fact that some places never have had a female major or prime minister. And that is why I started using the feminine. Because equality is different to equity. Equality is a government of half female and half male ministers (just to talk about standard gender assumptions for the purpose of the example). Equity would be to have 50 years of all female governments. How would the world change in those 50 years?

When I decided to quit my job and work independently, I had to find a way to describe my practice. Sustainability was the closest to what I thought I did. At university, sustainability was just a definition to learn by heart so you could score it in the exam. I never imagined that 10 years later I was going to devote my career to that concept, let alone that it would be part of the public debate worldwide. But language has its limitations, or sometimes is manipulated. Sustainability has been appropriated to talk about financial long-term viability, and it is a human-centered concept, which places people on top of all other beings and ecosystems. I recently found another word that I hope to explore in the next years of my career: regeneration. Because it is not longer about making sure that the next generations can access what we are enjoying. It is time now to go beyond that, repair the damage to our planet and create conditions to enable the life of all species. And for that you need courage, that stems from the Old French corages, related to the heart and the inner strength.

What words or expressions do you want to share?

As always, thanks for reading, commenting and sharing.

Take care,

Jose

----------------

Your (edited) responses to the previous newsletter, Travel time

Alfonso (Tilburg): It seems clear that most of the people just want to get back to normal. I think we are heading to a different normal. The pandemic has brought me working from home every day and more freedom to organize my time. For starters, I sleep one more hour every night. I also read the whole newspaper from the front to the back. I walk an hour and a half every day. I run three days a week. I do not need to take the train. My car is super dirty and full of spider webs. With the nicer weather I have spent a lot of time in the garden and I got into home renovation. I have been to downtown once in 14 months. I have been in touch with colleagues online a lot. Most of them find time to talk about topics other than work. I have never worked as hard. I am allergic to my computer. I need to get a new pair of glasses. I incredibly miss my workout twice a week, and the good times with my workout friends. Only being able to go on vacation within the Netherlands seems too boring. Etc, etc.

All the good things of this list are fantastic and I would like to keep them. I can live with the negative ones though.