Cycles/ Ciclos

Universal loops and their implications / Ciclos universales y sus consecuencias

(Español después de la foto)

Cycles

Happy New Year for those of you following the Gregorian calendar!

Growing up in euro-centric Spain (or should I say Spain-centric Spain), I did not realize that some countries and cultures do not celebrate the New Year when we do it in the Western part of the world. I surely knew there were different calendars but these “other” new year celebrations never made it to the news. When I moved to Toronto almost six years ago, I started to learn more about them. I discovered Chinese New Year because our band’s guitar player used to take a trip to celebrate with his family in China, which meant that we had to plan our rehearsal schedule in late January-February around it. It also meant that we could go eat Chinese food on January 1st, when most restaurants were closed for Christmas.  From my colleagues at work, I learned that there are several New Years within Hinduism (over 20 according to Wikipedia), as the multiple cultures that are part of this religion follow different independent calendars, some of them solar and some lunar-related. The perks of living in a multi-cultural city…

Regardless of your religion or calendar of preference, rituals such as New Year, the winter solstice or the full moon remind us of the cyclical nature of our lives. They counterbalance the linear perception of time, predominant in the western world and based on our conception of work and production. These repeating movements connect us with other universal loops, bringing us closer to other species we share the planet with. I am still fascinated by the seasonal salmon migration in rivers across Toronto, in which salmon travel upstream every Fall to reproduce at the same spot where they were born. One of the most mesmerizing experiences of my life has been to see turtles laying their eggs in the beaches of the Pacific Coast. It was 2013 and I was living in Nicaragua. When planning the trip with some friends, I ran into a website with a super detailed schedule with the best dates to see the turtles. I was rather skeptical given that it was impossible to find online information even on the intercity bus schedules. We did follow their instructions and they certainly were accurate. It turns out that the turtle arrivals are reportedly connected to the moon cycles, in particular to waning and waxing crescents. I am not sure about the science behind it but I wonder if it has to do with the effect of the moon on the ocean tides, which might influence the movement of the turtles as well.

Talking about the moon, I recently learned that you can find directions at night using the crescent moon. You just need to mentally draw a line that connects the two nodes of the moon and extend that line until it intersects the horizon. That intersection would be the south if you are in the northern hemisphere, and the north if you are in the southern hemisphere. I keep doing it every time there is a crescent moon, at different places, and I cannot get over it. Hope you try it on the next crescent moon  (January 8th-9th) and send me some pictures!

There is another kind of cycle with biological implications I learned about recently: the circadian rhythms.  As defined by the Center For Environmental Therapeutics “Circadian rhythms describe predictable oscillations in the patterns of behavioral, psychological, physiologic and biochemical functions over 24 hours. They occur in all living organisms, from the most primitive cyanobacteria, to fungi, plants, and animals.” Animals include us, humans. I first read about this in the book “Olafur Eliasson: In Real Life”, in which the Danish artist and climate activist interviews Anna Wirz-Justice, a leading scientist in the field. Anna talks about how modern (urban) lifestyles have drastically changed our exposure to natural light, and the implications of this in our health and mood.  She explains that the human circadian clock tends to be slightly longer than 24 hours, which means that everyday there is a short time lag between our biological clock and our routines, including sleep-wake schedules. This broadening gap leads to negative consequences if we are not able to reset our circadian clock and close it. In a fascinating scientific revelation, Anna describes that natural light is the best synchronizing agent. I highly recommend reading this report to learn more about the science behind it and the implications this may have on you.  Whether you are an early bird, a late owl, or someone who just loves sleeping-in on weekends, there is an explanation (or excuse) for you in the circadian rhythms. If you are not that interested, I give you my main takeaway from the article: 15-30 min of natural light in the morning (e.g. morning bike commute, walking your dog before breakfast) and low warm light at home in the evening with no screens before bedtime are a must in your 2021 resolutions.

What cycles are you starting or wrapping up in this new (or-soon-to-be-new) year?

 As usual, I would love to receive your answers by simply replying to this email or adding them to the comment box.

Wish you all the best!

Jose

---------------

Your (edited) responses to the previous newsletter, The value of things:

Victor (Delft), on the value of things: The New Zealand River that became a legal person. Revered for centuries by the Whanganui tribes – who take their name, spirit and strength from the river they live near – it became the first river in the world to be recognised as a legal person in 2017, bringing closure to one of New Zealand’s longest-running court cases. 

Ramon (Madrid), on rethinking our cities and how we allocate space in them.

Alfonso (Tilburg), on the cost of water: they did a survey in the Netherlands to ask how much the price of gasoline would need to be increased for drivers to reduce the usage. It would take at least five euros/litre for the average Dutch driver to drive less.  How much would the price of water need to be increased for people to use less? The difference between the current price and that potential price sounds like a huge business, specially when you consider that, unlike gasoline, you cannot live without water.

Hilary (Newmarket), Finding the value of things has to become a driving force of this decade.  This morning I was as on a Panel out of India and we focused the discussion on water as a revolutionary force. So many opportunities for change once we connect on value.

Carlos (Barcelona), on how our values change: I resigned to my job five years ago, despite having great growth opportunities, because I wanted to find something really align with my values. Looking back, I feel that, although risky, it was a great decision based on this criteria: vocation (I love what I do), social and environmental impact (I am contributing to my community), team work (we are in sync), commitment (I have ownership), independence and autonomy (I am trusted by my peers).



(Scroll up for English)

Ciclos

¡Feliz Año Nuevo para los/as que seguís el calendario Gregoriano!

Creciendo en España, un país eurocéntrico, o mejor dicho hispano-céntrico, nunca pensé que hay otros países y culturas que no celebran el año nuevo al mismo tiempo que lo celebramos en el mundo occidental. Yo sabía que había otros calendarios, pero estas “otras” celebraciones del año nuevo nunca salían en las noticias. Cuando me mudé a Toronto, hace casi seis años, comencé a aprender más sobre este tema. Descubrí el año nuevo chino porque el guitarrista de nuestra banda solía viajar para celebrarlo con su familia en China, por lo que teníamos que planear nuestros ensayos a final de enero y febrero de acuerdo a esto.  También entendí que la comida china es una opción perfecta para el primero de enero, cuando la mayoría de los restaurantes están cerrados por Navidad. De mis compañeros/as de trabajo aprendí que hay muchos años nuevos dentro del hinduismo (más de 20 según wikipedia), puesto que la multitud de culturas que conforman esta religión siguen calendarios distintos e independientes, algunos de ellos en función del sol y otros en función de la luna. Estos son algunos de los beneficios de vivir en una ciudad tan multicultural…

Más allá de tu religión o tu calendario favorito, rituales como Año Nuevo, el solsticio de invierno o la luna llena nos recuerdan la naturaleza cíclica de nuestras vidas, y se contraponen a la visión lineal del tiempo, que es la más extendida en occidente y que se basa en nuestro entendimiento del trabajo y la producción. Estos ciclos nos conectan con otros patrones universales, acercándonos a las otras especies con las que compartimos el planeta. Todavía me fascina ver la migración del salmón cada otoño en los ríos de Toronto, donde se pueden ver nadando aguas arriba para reproducirse en el mismo lugar en el que nacieron años antes.  Una de las experiencias más impresionantes de mi vida hasta la fecha ha sido ver tortugas poner sus huevos en las playas del Pacífico. Yo vivía en Nicaragua, en 2013, y decidí planear un viaje con unos amigos para verlo. Investigando un poco sobre el tema encontré una página web con un calendario muy detallado con las mejores fechas para encontrar las tortugas. Me costó mucho creerlo puesto que en aquella época era casi imposible encontrar información local en internet, ni siquiera de los horarios de autobuses entre ciudades. Sin embargo hicimos caso a esta página y nos dimos cuenta de que efectivamente el calendario era válido. Parece que la llegada de las tortugas está conectada con las fases lunares, en particular con los cuartos menguantes y crecientes. No conozco la justificación científica pero me pregunto si tiene que ver con el efecto de la luna sobre las mareas, lo cual podría también influir en el movimiento de las tortugas.

Ahora que hablamos sobre la luna, acabo de aprender que puedes orientarte por la noche usando el  cuarto creciente de la luna como brújula. Tienes que trazar una línea imaginaria que una los dos vértices de la luna, y prolongarla hasta que se cruce con el horizonte. Ese punto de corte es el sur, si estás en el hemisferio norte, o el norte, si estás en el hemisferio sur. Yo no puedo parar de hacer la prueba cada vez que hay cuarto creciente, en distintos lugares, para comprobar si funciona.  Os animo a que probéis en el próximo cuarto creciente (8 y 9 de Enero) y me enviéis vuestras fotos.

Hay otro tipo de ciclo con implicaciones biológicas que acabo de descubrir: los ritmos circadianos. El Centro de Terapias Medioambientales (Center For Environmental Therapeutics) explica que  “los ritmos circadianos describen cambios predecibles en los patrones de funciones de comportamiento, psicología, fisiología y bioquímica en un periodo de 24 horas. Estos ritmos ocurren en todos los organismos vivos, desde la cianobacteria más primitiva hasta los hongos, plantas y animales“. La categoría de animales incluye a nuestra especie, los humanos. Leí acerca de estos ciclos por primera vez en el libro “Olafur Eliasson: In Real Life”, en el que el artista y activista climático danés entrevista a Anna Wirz-Justice, científica pionera en este campo. Anna explica como nuestros estilos de vida modernos (urbanos) han cambiado drásticamente nuestra exposición a la luz natural, y las implicaciones que esto tiene en nuestra salud y estado de ánimo. Ella explica que el reloj circadiano humano tiende a durar un poco más de 24 horas, lo que implica que cada día hay un pequeño desajuste entre nuestro reloj biológico y nuestras rutinas, incluyendo nuestros horarios de sueño. Este desfase va aumentando y acarrea consecuencias perjudiciales si no somos capaces de reajustar nuestro reloj circadiano y eliminar la diferencia. En una explicación científica fascinante, Anna muestra que la luz natural es el mejor método para sincronizar ambos relojes. Recomiendo leer este informe científico (en inglés) para aprender más acerca de estos ciclos y las implicaciones que pueden tener en ti. Tanto si te gusta madrugar, trasnochar o simplemente levantarte más tarde en los fines de semana, los ritmos circadianos pueden servirte para entender (o incluso justificar) tus preferencias. Si no te interesa tanto, te doy mi resumen del artículo: añade a tu lista de propósitos para el 2021 el tomar 15-30 minutos de luz natural por la mañana (por ej. ir al trabajo en bici, pasear a tu perro antes del desayuno) y el encender una luz cálida y tenue en casa por la noche, sin usar ninguna pantalla antes de ir a dormir.

¿Qué ciclos estás comenzando o finalizando en este año nuevo?

Como siempre, me encantaría recibir vuestras respuestas. Sólo tienes que contestar a este correo o añadirla en la sección de comentarios.

¡Mis mejores deseos para ti!

Jose

---------------

Vuestras respuestas (editadas ) al boletín anterior, El valor de las cosas:

Victor (Delft), acerca del valor de las cosas: Hay un río en Nueva Zelanda que en 2017 se convirtió en el primer río del mundo reconocido como persona legal, cerrando uno de los casos legales más largos del país.  

Ramon (Madrid), en como repensar nuestras ciudades y la distribución del espacio en ellas.

Alfonso (Tilburg), en el precio del agua: En Países Bajos se hizo hace un tiempo una encuesta de cuánto tiene que subir el precio de carburantes para que el uso de vehículos motorizados disminuya. A partir de cinco euros el litro empieza el neerlandés medio a coger menos el coche. ¿Cuánto tendría que subir el precio del metro cúbico de agua? El espacio entre ése y el actual huele a negocio espectacular, especialmente si consideras que no se puede vivir sin agua.

Hilary (Newmarket), encontrar el valor de las cosas tiene que ser el motor de esta década. Asistí a una conferencia virtual en la India y la conversación se centró en el agua como fuerza revolucionaria. ¡Tantas oportunidades para el cambio si conectamos en el valor de las cosas!

Carlos (Barcelona), renuncié a mi puesto de trabajo hace 5 años, a pesar de tener buenas oportunidades de crecimiento, por apostar por otro tipo de trabajo más alineado con mis valores. Mirando atrás, aunque fue arriesgado, creo que fue una una de las decisiones más acertadas de mi vida porque me permitió trabajar a diario en estos valores: Vocación (amo lo que hago), sintonía (sentirse a gusto con el equipo), compromiso (sentir el proyecto como tuyo), independencia y autonomía (gozar de la confianza del grupo y libertad a la hora de tomar decisiones).